ONDARROA CIKAUTXO

Historia

Patrocinadores del club
  • Cikautxo
  • Itsaskorda
  • Diputación de Bizkaia
  • Bizkaialde
  • Ayuntamiento de Ondarroa
  • Fundiciones Goicoechea
  • Bodegas Heras Cordón
  • Gaztedi Taberna
  • Naberan
  • Torrealday

Ondarroa, nombre en euskera, cuyo significado es boca de arena, es una villa marinera situada en la desembocadura del río Artibai, en la vertiente más oriental de la costa vizcaína, colindante con Gipuzkoa. Posee una extensión de 3,62 km2 y en la actualidad, cuenta con una población aproximada de 8400 habitantes. Esta villa marinera, desde su fundación, ha estado unida al remo, utilizándolo durante siglos como herramienta para la pesca, el comercio y el transporte. Aunque en la actualidad, solo se utiliza como práctica deportiva. El remo es una práctica totalmente arraigada en nuestra villa, puesto que llevamos siglos escuchando su característico sonido, a lo largo de nuestro río, de nuestra bahía y abra.

Ciñéndonos a las fechas, el remo en Ondarroa se divide en tres etapas:

1865-1902

El 31 de agosto de 1865 es una fecha señalada en la historia de nuestra villa, como en la del mundo del remo de banco fijo. Puesto que Ondarroa, tras lograr la victoria en la regata celebrada en el abra de Bilbao, recibe una bandera como premio, siendo esta, la primera bandera de la historia del remo, otorgada al ganador de una regata.

En 1887, en las Regatas Reales celebradas en el abra de Bilbao, Ondarroa consigue la victoria por segunda vez dicha bandera. A esta regata, se presentan 3 traineras ondarrutarras, quedando 2 de ellas, en primer y segundo lugar. Los remeros de estas embarcaciones fueron denominados por los integrantes del club náutico de Bilbao como "Invencibles del Cantábrico".

En 1888, se disputa el desafío entre Pasajes San Pedro y Ondarroa, donde se concreta un recorrido comprendido entre las localidades de Getaria y San Sebastián. La regata tiene una duración de 84 minutos y Ondarroa es la vencedora, con 15 segundos de ventaja sobre los guipuzcoanos.

En 1890, vuelve a tener lugar otro desafio, en este caso entre las tripulaciones de Donostia y Ondarroa. En este caso, el recorrido establecido fue entre Lekeitio y Getaria. La regata tiene una duración de 1 hora y 21 minutos, y no sin polémica, Donostia resulta vencedora, con 1 minuto y 28 segundos de ventaja.

En 1898, Ondarroa gana su primera bandera de la Concha.

En 1902, en las Regatas Reales celebradas en el abra de Bilbao, Ondarroa vuelve a vencer por tercera vez dicha bandera. A esta regata, se presentan dos traineras ondarrutarras, logrando de nuevo el doblete.

Durante los años 1903 y 1924 no hay constancia de que Ondarroa participe en ninguna regata, debido a que se produce un enfrentamiento entre los pescadores de la villa, de la cual surge una segunda cofradía, la de San Pedro, además de la de Santa Clara ya existente. Esto divide a los pescadores del pueblo, haciendo que la unión y el compromiso necesarios para conformar una trainera fuera harto complicada. Además, el incipiente auge de los motores de vapor y las nuevas posibilidades que estos ofrecían, hizo que nuestra villa se centrara exclusivamente en la pesca, dejando de lado la práctica del remo.

1925-1926

En 1925, gracias a una iniciativa del club deportivo Aurrera, vuelven a juntarse los pescadores enfrentados durante los últimos años para así participar en regatas oficiales. De esta manera, la trainera de Ondarroa vuelve a la competición, participando en la Copa Diputación en aguas de Portugalete, siendo vencedora de la misma. Un año más tarde, ya bajo el nombre de "Antiguako Ama", Ondarroa repite victoria en aguas de Portugalete y consigue su segunda bandera de la Concha, tras la conseguida el año 1898.

Durante los siguientes años, el auge de los motores de combustión cada vez más potentes posibilita capturas mayores y más lejanas, lo que produjo que tanto la pesca de bajura habitual hasta entonces, como sobre todo la de altura, comenzaran a cobrar vital importancia en la economía de la villa. Así, el número de embarcaciones aumentó a pasos agigantados, llegando a tener una flota de más de 150 barcos de altura y otros 70 de bajura a mediados de los años 80. De este modo, todo el esfuerzo e interés de los habitantes de nuestra villa se centró en la pesca, lo que hizo se dejara totalmente de lado la práctica del remo.

1973-2020

En 1973, se funda el actual Club de Remo Ondarroa, iniciando de este modo una nueva andadura, la cual de momento ha cubierto sus primeros 47 años de vida. Durante estos años, el Club de Remo Ondarroa ha centrado sus esfuerzos no sólo en el ámbito competitivo, sino también en la realización de una labor social que nos ha llevado a centrar gran parte de nuestros esfuerzos en el fomento y desarrollo del deporte del remo entre la juventud de nuestra villa.

En 1988, el club puede contar por primera vez con un pabellón municipal de remo, que posibilita llevar a cabo la preparación necesaria para la práctica del remo en buenas condiciones, así como la conservación del material deportivo del Club, algo que hasta entonces no era posible. El hecho de contar con esta infraestructura hace que el número de jóvenes que decide acercarse a nuestras instalaciones vaya creciendo paulatinte y que esto se traduzca en un mayor número de remero/as, que sin duda ha hecho que el nivel competitivo del club haya aumentado significativamente.

A excepción de 2 regatas celebradas en la ría de Bilbao, nada más concluir la guerra civil, los días 17 y 19 de junio de 1939, pasaron 57 años desde la última participación de Ondarroa en una regata oficial de traineras. Tras este largo periplo, en 1983, Ondarroa vuelve a tener una trainera participando en regatas oficiales, apareciendo de forma intermitente hasta consolidarse a partir del año 1993. En esta nueva era se consiguen varios campeonatos provinciales, autonómicos y estatales en categorías inferiores de bateles. Ya en 1993, 67 años después de la última victoria conseguida por nuestra trainera, Ondarroa vuelve a la senda de la victoria consiguiendo vencer en la Bandera de Lekeitio. Los próximos años son muy fructíferos, ya que se consiguen 15 victorias en regatas de traineras, entre ellas, 3 campeonatos de Bizkaia. A esto se le suman los campeonatos de Bizkaia, Euskadi y España de trainerillas logrados en 1994.

A pesar de las muchas victorias en el plano deportivo, estos años fueron convulsos en el plano institucional. En este contexto, y por un cúmulo de circustancias, en 1998, el club se ve obligado a colgar la trainera.

En 1999, tras una profunda reflexión interna, la trainera vuelve a la competición en la Liga Vasca. El club no desiste, y como siempre, sigue forjando la cantera, siendo fiel a los principios y valores de club. Ese año de retorno a la disputa deportiva, Ondarroa consiguie llevarse una bandera. Durante los año 2001 y 2002 el equipo vuelve a la élite en dura pugna con adversarios muy potentes, logrando un total de seis banderas.

Tras 6 años en los que la trainera transita por la zona media de la Liga ARC1, en 2009 se da un punto de inflexión en la trayectoria deportiva del club. El equipo senior desciende de categoría, pasando a formar parte de la Liga ARC2. Este hecho genera una reflexión interna en el club, de la cual nace un nuevo proyecto deportivo, que persigue iniciar otra vez una andadura exitosa. Para ello, los jóvenes que en los años anteriores habían cosechado grandes logros en los campeonatos provinciales y autonómicos de batel y trainerilla pasan a formar el núcleo del equipo senior. Tras un primer año de aprendizaje, en 2011 el equipo consigue el tan deseado regreso a la Liga ARC1, logrando ese año 4 banderas.

En 2012, el equipo comienza una etapa en la que año tras año consigue mejorar su posición en la clasificación general de la competición (9º en 2012, 6º en 2013, 4º en 2014 y 3º en 2015). Poco a poco, la trainera empieza a codearse con los mejores de la categoría y se roza la victoria en varias regatas, pero no es hasta 2016 cuando llega la primera victoria en la categoría de plata del remo. Este 2016 se da un año histórico para el club, dado que se proclama campeón de la Liga ARC1, consiguiendo además la victoria en 13 de las 15 regatas. El equipo culmina un año glorioso consiguiendo el ansiado ascenso a la Eusko Label Liga, tras conseguir la victoria en las dos jornadas del playoff.

Durante los últimos 4 años, la trainera masculina, compite en la máxima categoría del remo, en la Eusko Label Liga, consiguiendo el 8º puesto en 2017 y 2018, el 7º puesto en 2019 y el 9º puesto en 2020. Además, el año 2019 y después de 23 años sin lograrlo, la "Antiguako Ama" consigue entrar en la Bandera de la Concha, marcando además el mejor tiempo en la regata clasificatoria del jueves.

En esta tercera etapa, el club ha cosechado dos ligas y 41 victorias en regatas, a las que se suman las dos victorias del equipo femenino. Además, se consiguen otras 23 victorias en regatas de trainerillas, entre las categorías juvenil y senior, y 61 victorias en categorías inferiores de bateles, tanto masculinas como femeninas.

En la actualidad, el club cuenta con el apoyo de 1.270 socios/as. Además, contamos con un total de 145 remeros/as, de los cuales 75 son mujeres y  70 hombres. De ellos, 110 participan en las distintas categorías inferiores. A lo que hay que sumar, otros/as 35 remeros/as senior de las dos traineras, siendo este sin duda, el capital más valioso del que disponemos.